Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider
Mar 24

La Izquierda de Derecha... Escrito por Guillermo Bilancio

 

La izquierda de derecha

Parece que hay un cambio de rumbo en el modelo progresista latinoamericanista (Uf, que largo…), donde los supuestos principios socialistas democráticos han dado paso a pilares fundamentales para sostener poder a costa de un autoritarismo tan perverso como previsible. Un poder que puede diluirse en el inconsciente colectivo de la sociedad, pero que se fortalece a partir de actitudes fundamentalistas permitidas por el fanatismo creado entre sus partidarios adormecidos por un relato revolucionario tan arcaico como efectivo.

Un relato arcaico porque inevitablemente los tiempos setentistas son políticamente diferentes desde la perspectiva del conflicto, pero efectivo desde la pasión adolescente por romper con lo establecido.

Claro que lo establecido es lo que mueve a la revolución. La falta de equidad, la voracidad, el individualismo, la concentración de riqueza y un sistema clasista son la fórmula explosiva que dan pié a la revolución. Y no es un problema de izquierda o derecha, es un problema de falta de convivencia social.

La revolución social siempre es esperable en la medida que la integración social sea posible a partir de igualdad de posibilidades, de una distribución justa manteniendo la iniciativa individual y la libertad de expresión.

Pero la revolución, ha quedado demostrado históricamente, se vuelve conservadora y pierde imaginación para regenerarse. Entonces el socialismo democrático de izquierda, trasgresor, idealista y socialmente justiciero, se transforma en un modelo fascista propio del discurso de la “derecha” tan combatida…

Fascista implica el cercenamiento del diálogo abierto, la limitación en la libertad de expresión, la falta de autocrítica y el sostenimiento de un relato falso que intenta mantener el fanatismo y el antagonismo con los opositores que, desde ese momento, se transforman en los verdaderos rebeldes.

Porque López y Capriles son los rebeldes en Venezuela… creados por el propio Maduro, tan inocente como peligroso.

Es difícil el momento latinoamericano, se vuelve a hablar de conspiraciones, de imperialismos (cuando EEUU es el sostén económico de Venezuela comprando su petróleo…), de traidores.

El relato se sostiene a partir de la historia fatídica de las dictaduras latinoamericanas y sobre el avasallamiento de los Derechos Humanos como bandera, pero cuando de sostener el poder se habla, son los mismos gobiernos en decadencia los que se olvidan del presente de los derechos humanos.

Sostienen la pobreza para sostener el discurso odioso frente a los “poderosos”, sostienen privilegios para pocos a partir de actos de enriquecimiento ilícito.

La izquierda se “derechiza” cuando no puede afrontar los desafíos de gobernar y sale a la luz la incapacidad política de diseñar un rumbo y la incompetencia para poder gestionar una base de recursos que puede hacer posible el bienestar. Gobiernos que hace más de una década están instalados no han podido resolver lo mínimo: La pobreza se mantiene, la educación es precaria y la salud sigue siendo un tema pendiente.

Pero en ese marco, la culpa sigue siendo de otros.

Por eso, sería bueno refrescar la revolución con otra revolución, tal vez la verdadera.

En la que todos podamos vivir en libertad.

Autor: Club Empresarial
Wellness
wellness
vinculos

Desarrollado por Webtilia.com ©2010  All rights reserved.